Smiley y Moschino parecen la pareja perfecta. A veces, el mundo de la alta costura puede parecer bastante rígido, serio, engreído y esnob. Lo cierto es que, entre las marcas que lo componen, Moschino no se toma a sí misma demasiado en serio.